» Futbol Mexicano «

Lapuente, un trayecto de 18 hoyos

El futbol es como las damas, nos agarramos a trancazos por una: Manuel Lapuente
José Ángel Parra
Atlixco
martes, 28 de febrero de 2012 | 07:00
La pelota brinca desde la infancia del estratega de 67 años.Luis Cortés

FOTOGALERÍA: Lapuente, un ganador

Con elegancia, Manuel Lapuente se aferra al bastón y, convencido de la ubicación de la bola, voltea hacia el horizonte en busca de su objetivo.

Principia el recorrido. Por delante quedan 18 hoyos. La misión requiere de una concentración total. Mas, durante el trayecto, la mente lo traiciona y revive, lentamente, algunos pasajes de su vida.

La pelota brinca desde la infancia del estratega de 67 años. Su incursión en el mundo del futbol; el golf, la pasión oculta; los 20 títulos como estratega; el aprendizaje de la táctica a partir de México 1970; la eterna rivalidad entre "lapuentismo" y "lavolpismo", hasta concluir que los segundos venden "espejitos". Porque en el futbol, sólo cuenta una cosa: ganar... para eso se compite.

Camisa marrón, mocasines amielados; pantalón y boina beige, y el vigor suficiente para hacer volar su pasión por el deporte. Hay que tener cuidado. Él juega en casa.

-¿Cómo le hace para combinar el golf con el futbol?

"El golf es un juego mental, de absoluta concentración. Prueba de ello es que la distancia la pueden tener todos por igual, pero uno es el que gana y lo que ayuda es la mente. El futbol se practica con los pies, mas se juega con la cabeza. El futbol es físico y mental. Si no estoy físicamente bien, no puedo pensar. Aquí, en cambio, tengo que estar tranquilo para pegarle a la pelota, tranquilo de mente, concentrado. Esto es de pensar. Esa concentración a veces le falta al jugador y con el golf puede adquirirla y, lo mejor, se va a divertir", promueve.

-¿Qué pasaje recuerda de su infancia, de sus inicios?

"En la primaria era portero de la selección de la escuela de jesuitas. A partir de la secundaria, me formo como delantero. En una ocasión, aún como portero, jugamos la final sobre pavimento. Mi madre se enojaba porque rompía los pantalones y los zapatos. Le pedí unos tenis para la final y como era muy enérgica fui con los zapatos nuevos. Para no maltratarlos, me los quité y jugué descalzo. Ganamos el campeonato. Cuando termina, cruzo la pierna y empiezo a sangrar de los pies y de ahí al hospital. Mis padres entendieron mi pasión por el futbol".

-¿Qué influye en su vida para pensar en ser director técnico?

"Cuando me vine a Puebla, en 1970, me empapé del Mundial, ¿por qué jugaban así? Desde entonces tenía la inquietud de ser técnico. Me sorprendió cómo jugó Brasil y cuando estás con Nacho Trelles, entiendes el futbol inteligente que practicaron los brasileños. Jugaban cuatro medios ofensivos de gran calidad: Pelé, Gerson, Tostado y Rivelino. Eran medios ofensivos en sus respectivos equipos. ¿Por qué los pones a todos?, porque los buenos jugadores pueden jugar siempre juntos. Imagínate a Pelé con Cruyff, Maradona y Messi. ¿Podrían jugar juntos? Por supuesto".

-¿En México se habla de "lavolpismo" y "lapuentismo"? ¿Qué opina?

"Mire, esa famosa línea de cinco es defensiva. Se creó para eso. Que ya otros técnicos la han utilizado ofensivamente, es otro boleto. Es muy diferente la línea de tres a la de cinco. La línea de tres la usó Chepo cuando fue campeón y la que usaba La Volpe era de cinco, con tres centrales y dos laterales, que ya les dijeron después carrileros. He utilizado todos los sistemas, depende del jugador que tenga y del partido que se me presente. Si el rival está en mejor momento, ¿por eso no le voy a ganar? Mi obligación es lograrlo. Hago la estrategia adecuada y convenzo a mis jugadores".

-Pero, ¿qué no le da orgullo que se hable de dos escuelas?

"Es interesante. Sobre todo cuando sabes que tus pupilos han sido campeones. En esta vida, el que aprendió... aprendió. Estoy hablando de Raúl Arias, Mario Carrillo, Chepo, Muricy Ramalho y Luis Fernando Tena. Realmente he tenido suerte. El futbol es una competencia y es para ganar. El futbol es como las damas. A usted le puede gustar una y a mí otra. Si no, nos agarrábamos a trancazos por una. Hay que darle triunfos y esa ha sido mi filosofía".

-Cuando hablan de espectáculo, Ricardo Ferretti propone que vayan a ver a Juan Gabriel; usted, al circo; entonces, ¿el que promete espectáculo ofrece espejitos?

"Totalmente, totalmente, y además no es cierto, es mentira. A los que dicen que ofrecen espectáculo, defienden con los mismos ocho jugadores que todos. Defender bien es un arte. No quiere decir que peguen los tiros en el poste, sino que el rival no tenga oportunidad de hacer gol y yo tenga más".

-¿Y los grandes equipos, como el Barcelona o el Real Madrid?

"Ese espectáculo de gran futbol es cuando hay un Messi. Él lo da solo. Ver a Cristiano Ronaldo jugar es otro tipo de futbol. Si tengo jugadores espectaculares va a ver un futbol así. No creo que en México haya un solo jugador al que vayas a verlo por sí mismo".

-¿Qué sistema prefiere?

"Me gusta 4-3-3 y de ahí modifico a 4-2-4 ó a 5, con 2 carrileros. Pero básicamente es un 4-3-3 y de ahí parto y los demás sistemas los utilizo. Siempre me ha gustado jugar con dos extremos abiertos. Ahora les dicen medios, porque bajan, pero los extremos también tenían que bajar", considera.

-¿Ha cambiado el futbol a partir del Barcelona?

"El futbol no ha cambiado y los sistemas tampoco. Ahora veo que el Barcelona empieza a modificarlo. Y juega un 3-3-4. No usa carrileros. Se recorren según vienen y juega de un lado Alexis y del otro Cuenca. A Mourinho le falta tiempo; el que adquirió Guardiola por ser barcelonista desde la época de Rijkaard. Aunque sale mal del Barça, con la era Cruyff deja una escuela".

-Hoy hay otro naturalizado en el Tri, ¿Qué piensa de los foráneos?

"¿De dónde tiene que salir el futbol?, de los mexicanos y si no les damos cabida, ¿por qué en vez de contratar cinco, no son tres? y van a ser de mejor calidad. Se le reduce el espacio hasta para el técnico de la Selección Nacional".

-¿Le gustaría dirigir a Chivas?

"Prefiero no hablar de equipos. Que me gustaría dirigir, sí, pero obvio serían pláticas muy formales antes. Llámese Chivas, Cruz Azul, mi chamba es esa. No me explico por qué salí de Tigres o del América. Uno de mis mejores logros ha sido salvar al Ángeles de Puebla. Mi profesión es ser técnico, es lo que quise ser toda la vida. ¿A qué equipo ahora? Tengo 67 años y los quiero aprovechar bien, estoy para mucho más...

-Es de los técnicos más ganadores, ¿lo ha dimensionado?

"La verdad desconozco el por qué de esa situación. Actualmente prefieren contratar jóvenes. Estoy entero para dirigir. No me contratan para correr. Antes sí y no lo hice tan mal. No sé si sea el que más títulos ha ganado, porque yo creo que el mejor fue Nacho Trelles. Por fortuna lo tuve como maestro. He ganado 20 títulos y el mayor es el de Confederaciones, esa copa que ve aquí, es una réplica, pero es igualita. He visto gente que contrata a técnicos jóvenes y está bien, pero se han olvidado un poquito de los grandes", lamenta.

-¿Y qué hace mientras?

"Estoy en stand by, ya sea como directivo o técnico, por eso estoy de comentarista en Fox Sports. Aquí hago ejercicio jugando golf, pero siempre pendiente del futbol.

-¿Le hubiera gustado dirigir en Europa, qué le faltó?

"Sí, me hubiera gustado, pero a mí no me tocó jugar en Europa, ni eran los momentos y a lo mejor yo no era tan bueno. Yo era seleccionado, pero me tocó en mal momento. En 1973 sufrí una de las peores derrotas, histórica, en Haití. Me tocó jugar ese partido que nos golearon los trinitarios. Luego se me dieron opciones muy claras, después del Mundial. Sí me hubiera gustado, pero no ir a rescatar un equipo", remata, luego de un satisfactorio juego de golf.

cmm

Los personajes de la noticia