Inés Sainz

La telenovela de los Potros

Nuestro columnista escribe sobre las mentiras y las verdades de la venta del Atlante

Ciudad de México
jueves, 15 de diciembre de 2011 | 10:05

La frase célebre del día con opción múltiple;
“De vez en cuando di la verdad para que te crean cuando mientas”
¿Joserra, Couchonnal, Televisa,  JA García o Burillo?

De repente el Atlante fue noticia. La trama era digna de una telenovela del Canal de las Estrellas. Un conocido periodista radicado  en  Tlalnepantla anunció los extractos  de la trama  a través de un “pajarito”. El script reunía todos los ingredientes para que se superara aquél mítico rating de “los ricos también lloran”. ¿Y cómo no? si existía un triángulo amoroso,  la traición, tres villanos, un galán engañado que encontraba un nuevo amor y había mucho dinero en juego.

LA VILLANA Y SUS SECUACES
El triángulo amoroso lo formaba “Doña Tele”, una viuda con más dinero que buenas costumbres que decidía  comprar los favores de dos desalmados galanes otoñales. Uno, no de tan malos bigotes,  “Don Cucho”. Otro un auténtico “calavera” más mentado que el mismo “Juan Charrasqueado”, al que sus amigos le decían “Pepe Toño”.  

La historia decía que “Doña Tele” estaba acostumbrada a comprar todo con dinero; lealtades y voluntades. ¿Cómo sería de mala?  que mantenía en su casa a una horripilante bruja , corriente,  vulgar -al parecer su hermanastra-  de nombre Laura, que ni al América le iba. Con tales antecedentes  de  valores ¿pa qué les cuento? ¡le valían!

En la trama del hombre de  Tlalnepantla, se aseguraba que  la desalmada villana,   por 30 monedas – perdón, millones- había comprado  los favores de los desalmados galanes para que traicionaran a un primo suyo, con quien en el pasado había tenido graves diferencias. Este primo era el galán de la novela; Güero, ojos verdes, afamado, con harto billete y gusto por el fut.

La estrategia era simple; comprarle al primo un potro azabache, algo flaco en los últimos tiempos. “Don Coucho” y “Pepe Toño” recibirían  la lana por debajo del agua y tendrían muchas teles -no sé si de plasma o LCD- por los próximos 15 años. Y entonces, aquél galán al verse traicionado, muy triste, encontraba un nuevo amor y  se refugiaba invirtiendo en un pobre y desahuciado Tecolote, al que ni sus familiares visitaban. Con ese nuevo amor, ese feo pajarraco resucitaba, le salía nuevo plumaje. Con el tiempo, ese galán güero y de ojos verdes, se lo llevaba a Acapulco a vivir a un nuevo  palacio que estaban construyendo y vivían felices por toda la eternidad.  Y colorín colorado, este cuento se ha acabado.

Sin embargo, el mismísimo Fantasma, tan metiche que es, se dió a la tarea de investigar. Ya lo importante no era saber si la trama de la novela era real o ficticia. Por la mañana se había desmentido. Ahora lo trascendente, era saber; ¿quién o quiénes, y con qué fín,  le habían dado el script a este reconocidísimo periodista de Tlalnepantla? Para que éste se atreviera a jugarse su gran prestigió al revelar la trama. Algo era seguro; era uno o varios picudos, muy picudos para que Joserra se atreviera a soltarlo.

LOS SOSPECHOSOS
Y como al dar la noticia, no se citaron las fuentes, pues haré lo mismo y no citaré las mías. También muy picudas que consulté ayer. Me dicen que hay 2 sospechosos principales, uno Bernardo Gómez, sensei de Emilio Azcárraga.  El otro,  apunta a Jorge Vergara, de quien se dice, en una cena hace muchos meses le filtró el nombre de Sven Goran Ericksson, como posible técnico nacional, y que cuando fue dado el nombre en exclusiva, provocó muchas burlas, que tuvieron que callarse al confirmase la noticia semanas después. Una razón para volver a confiar ciegamente.  Del móvil, sospechan que  hubiera sido ayudar a los Leaño, con quien Vergara mantiene un parentesco político, tratando de “enganchar” a Alejandro Burillo para que decidiera finalmente inyectarles dinero para tratar de salvar a un desahuciado Tecos.

Me dicen que, efectivamente Toño Leaño y “Fabiruchis” Frangie, en más de 3 ocasiones lo buscaron para proponerle el trato de asociarse con Tecos, algo que en su momento, hace unos meses desechó.

AMARGA Y CARA EXPERIENCIA
Alejandro Burillo puede ser todo, pero para nada es  estúpido. Su experiencia  y su cartera saben perfectamente  que el soltar mucho billete no garantiza salvar del descenso a un equipo. Al Atlante, en el verano del 2001, le compró lo mejor de lo mejor con tal de salvarlo; Campos, Zague, Trotta, Carmona, Abundis, Serafín y otros más de la mano del experimentado Manolo Lapuente. El “Güero” le gastó millones y millones de dólares, pensando en ser campeón más que salvarlo y Lapuente se los tiró a la basura. Se tuvo que “inventar” una promoción que ganaron al Veracruz para salvar la categoría y una multa de 5 millones de pesos.

Con semejantes antecedentes y experiencia. ¿Quién puede suponer o imaginar, que Burillo, es tan “tarugo”  ¿para que  le pudiera interesar en invertir siquiera 10 pesos en este momento  en un equipo como Tecos,  que ya está formado y mal armado,  con el torneo encima, con muy poco tiempo para reforzarse, que pudiera valer siquiera el riesgo? A menos de que se haya vuelto loco. En estos momentos, por supuesto que no. Si Tecos logra evitar el descenso, quizá Burillo pueda tener un interés en invertir y no para tenerlo en Guadalajara, porque a Tecos ni con boletos regalados, ni los familiares van a ver. Sería para llevarlo a otra plaza; Acapulco, donde tiene un emporio deportivo exitoso probablemente.

MAS  DE 30 MILLONES
Un dato más que pudimos recabar, es que si quisiera vender Burillo al Atlante,  en estos momentos Acapulco y el gobierno de Guerrero, le darían mucho más de los 30 millones de dólares –y de cash- que los que supuestamente le daría Televisa a través de Couchonnal y García, porque sería una inversión sin el grave riesgo que tiene Tecos, así de simple, así de contundente. ¿Cómo suponer que no podría obtener más dinero? Burillo, ante todo es un empresario exitoso, no un filántropo futbolístico como para regalar su dinero por más que Couchonnal, sea su gran amigo.

Es un hecho que Atlante pudiera, en un momento, no seguir en Cancún, si el gobierno de aquel Estado retira sus apoyos. Incluso se podría ofrecer - o se ofreció-  con autorización de Burillo, el equipo al gobierno de Puebla, para que así éste se convirtiera en la nueva franja y el Puebla   se transformen en los Soles de Guerrero, que  siguen  insistiendo con Henaine para que se los venda o en su caso para que  lo mude, algo que podría darse si sigue el acoso del gobierno estatal contra el empresario.

No sé, si al filtrarse la información la negociación se detuvo, en lo personal lo dudo. Tampoco puedo asegurar que no se tuvo la intención de llevar, en esos términos, la negociación. En el futbol nuestro de cada día se tejen historias muy truculentas. Pero, es simplemente ridículo e infantil que Burillo fuera sorprendido de esa manera. Quien piense eso, seguramente no conoce al “güero” o debe ir al psiquiatra.

 De lo que no me cabe duda, es que Joserra, confió ciegamente en una fuente que hoy sabe, no es tan confiable como él pensaba y que quizá lo utilizó, porque no era un hecho consumado. Y yo se que existen ocasiones, donde confiar en nuestras fuentes es parte del quehacer periodístico aunque en ocasiones seamos “chamaqueados” y paguemos el precio.  Así que  el que esté libre de pecado, que escriba su primera columna.

Comentarios, sugerencias, reclamaciones y mentadas enviarlas a fantom110@hotmail.com y/o mi twitter @fantasmasuarez les recuerdo que tenemos una cita los martes y jueves. Hasta entonces.

Los personajes de la noticia