Inés Sainz

No es el fin del mundo

Cuando se mezclan dos cuestiones polémicas como la política y el futbol las opiniones se dividen, pero creo que el debate y la Liguilla pueden convivir

 

columnas anteriores

México, DF
miércoles, 2 de mayo de 2012 | 06:01

Arranca la gran fiesta del futbol mexicano y en esta ocasión la polémica no se ha hecho esperar, en virtud de que el último partido de los cuartos de final, Monarcas vs. Tigres, fue programado a las 20:00 horas del próximo domingo y por lo tanto se empalmará con el debate presidencial, lo que ha provocado acusaciones, tanto a la FMF, TV Azteca y Monarcas Morelia, en el sentido de que “son malos mexicanos”; tanto así que no falta quien al grito de “abusan de nosotros”, exija con un amplio tono de voz que “vamos a denunciarlos con la FEPADE”.


Efectivamente, las posiciones se han polarizado, convirtiendo a la intolerancia y a la descalificación en el protagonista de la discusión.


Según esto, el IFE mandó una exhortación, apenas el pasado viernes, a la FMF sugiriéndole abstenerse de programar partidos a la misma hora del debate. Cuestión que evidentemente no fue atendida por los dueños del balón.


Por un lado están aquellos que claman que el debate se trata de un ejercicio democrático que ocurre cada seis años, en donde se planteará el probable futuro de México, que debe ser escuchado (y visto) con atención para poder tomar una correcta decisión al momento de sufragar y consideran una profanación el hecho de que un evento deportivo “interfiera” con tan magno acontecimiento.


Por el otro lado, se encuentran los que ya están hasta la coronilla de los spots electorales con que somos bombardeados por los medios de comunicación las 24 horas del día. Plagados de falsas promesas demagógicas, de trasformaciones imaginarias de nuestro México en una potencia mundial al afirmar que la pobreza, la desigualdad social, el desempleo y la inseguridad quedarán atrás. Sin mencionar por supuesto los oprobios y acusaciones que suelen pulular. Luego entonces “¿Pa’ qué veo el debate, si ya sé de qué se va a tratar?... mejor veo el fut”, afirman otras voces discordantes con la polaca mexicana.


Echando a volar la sinceridad, pienso que en un ejercicio democrático (“la voz del pueblo es la voz de Dios”) y de libertad, no veo mayor problema en que coincidan ambos eventos. Tampoco en que cada quien vea el que más le plazca, llene sus sentidos y satisfaga sus necesidades.


Igualmente existen otras alternativas: grabar alguno de los dos para luego poder disfrutarlo, seguir los resúmenes y comentarios realizados por analistas expertos en política y en balompié, o que el IFE, aprovechando los tiempos de que dispone en la televisión, ordene la repetición del debate para unas horas más tarde o incluso para el día siguiente…. no es el fin del mundo.

Los personajes de la noticia