SIN MIEDO. El velocista jamaicano fue claro y aseguró que no está nervioso por correr (FOTO: Archivo El Universal )

» Otros deportes «

El Bernabéu, lo último en ponerme nervioso: Bolt

El velocista jamaicano reconoció que aquella ocasión sintió esa sensación de intimidación por la casa del Real Madrid, pero no por una carrera

Más notas

EFE
París, Francia
sábado, 2 de julio de 2011 | 08:22

El jamaicano Usain Bolt, el hombre más rápido de la Tierra y el único capaz de corre los 100 metros lisos en 9.58 segundos, confiesa que la última vez que sintió nervios no fue en una carrera, sino el 29 de agosto de 2009, cuando hizo el saque de honor en el estadio Santiago Bernabeu del Real Madrid.

"Entrar al césped, con la forma en que está construido el estadio, la acústica es diferente, me sentí realmente nervioso, no estaba allí para correr", reconoció en declaraciones al semanario francés de L'Equipe.

Bolt sigue entrenando duro a pesar de haberlo conseguido todo porque quiere convertirse en una leyenda.

"Todo el mundo a mi alrededor me ayuda a continuar. Quiero convertirme en una leyenda, y eso me ayuda a trabajar duro y a seguir concentrado en mis objetivos. Daegu (Corea, donde se celebrará el Mundial de Atletismo entre los próximos 27 de agosto y 4 de septiembre) es la diana este año. ¡Tengo varios récords y no quiero que nadie me los quite!", explica el dueño de tres oros olímpicos y tres mundiales.

El jamaicano insiste en que su próximo objetivo es intentar ampliar su paleta atlética al salto de longitud y no tanto el 400, una disciplina "demasiado dura", dice.

Aunque estaría dispuesto a arriesgarse si se lo pide su entrenador, Glen Mills, el hombre que busca un equilibrio entre el entrenamiento y el descanso de la estrella y al que Bolt considera "uno de los entrenadores más grandes de la historia" de su deporte.

Relajado y simpático, Bolt se ha ganado la reputación del hombre más agradable del plantea, algo que él atribuye a su condición de jamaicano.

"La mayoría de los jamaicanos, diría que el 80 por ciento, somos así. Somos relajados, distendidos... todo es por el sol. Mientras haya, estamos tranquilos", bromea Bolt.

Preguntado sobre las inquietudes relacionadas con el dopaje que suscita el hecho de que una isla caribeña con menos de 3 millones de habitantes produzca tantos atletas de alto nivel, Bolt atribuye el éxito nacional al afán de los niños por emular a sus ídolos locales.

"Los mejores se quedan en el país. Eso crea imitación en los grupos de entrenamiento y explica por qué progresamos todos juntos", asegura Bolt.

dro

Los personajes de la noticia